• hace 5 meses
  • Musica

Celeste Carballo se presenta el 14 de julio en el Teatro Gran Rivadavia. / FOTO: PRENSA CELESTE CARBALLO

Por Florencia de Sousa  | La cantante, compositora, productora y una de las primeras mujeres en incursionar en la escena del rock argentino se presenta el próximo 14 de julio en el Teatro Gran Rivadavia.

Celeste Carballo , una de las referentes femeninas que supo hacerse un lugar en la escena del rock argentino, presenta el 14 de julio en el Teatro Gran Rivadavia (Av. Rivadavia 8705, Capital Federal) el repertorio de su último disco, “Se vuelve cada día más loca por amor al blues”.

Previo a su show, Cece habló con Exitoina de su nuevo material, su faceta como productora, la decisión de “alejarse” por un tiempo de la Ciudad, el tiempo necesario para componer,su vínculo con Pappo y la conexión con un público “sin edad”.

—¿Cómo surge la idea del repertorio elegido para este show?

—La idea fue volver a grabar lo mejor de “Me vuelvo cada día más loca” para mi propio sello, Cece Digital, eso lo hicimos en el Teatro Ópera en 2015 y yo estaba preparando otro disco que era “Por amor al blues” con todo material nuevo, canciones de rock y algunas medio ‘blueseadas’, así que se unieron los dos repertorios en este disco.

—¿Cómo mezclas los grandes éxitos que tenés con los temas nuevos?

—Yo creo que son todos grandes éxitos (risas)… porque son grandes canciones. De los temas nuevos por ejemplo, “Debajo del aguaribay” -que es una de las que está grabada en Ópera- la hice hace como veinte años, no son nuevas, son canciones que ya vengo cantando hace mucho en los shows y que por ahí no encontraron lugar para esta en un disco, pero ahora sí lo encontraron.

—¿Cómo vivís tu costado de productora?

—Siempre fui muy productora en las cosas que tienen que ver con grabar un disco: elegir canciones, la gráfica, dónde presentarlo, siempre participé de ese trabajo. Pero, hace veinte años que produje el primer disco, Live in the Roxy, con todo el material que habíamos grabado en vivo con el repertorio de Janis Joplin, y después vino el disco Tercer Infinito y  grabé dos con POR ART: Celeste Acústica y Celeste Acústica II. Después volví a los discos independientes, grabamos un show dedicado al tango (nos ganamos el Gardel 2009 al Mejor Disco de Tango), hice un disco con todo el material inédito de canciones de rock, Mujer de Piedra, álbum que tenía que ver más con lo ecológico, de la época de ‘la chica de nylon’ como le digo yo. Hace un tiempo estaba preparando todo este material de Por amor al blues, y para mi es proteger tu material y ubicarlo bien, encontrarte con la gente con la que querés trabajar y lograr que la música llegue al público, que es lo más importante.

—¿Cómo vive el público la llegada de esta música?

Venimos con un promedio de shows buenísimo, estamos ganando por goleada todos los campeonatos. Hago mucho paralelismo con el fútbol, incluso cuando ensayamos con la banda, pongo muchos ejemplos porque trabajar música en vivo en el escenario es un trabajo de equipo y tenés que poner una mentalidad tal en el grupo y lograr que funcione, y lograr ganar por goleada. Vamos bien, la gente recibe muy bien el material e inclusive los temas “nuevos”, aquellos que no conocen tanto, porque el escenario tiene su propia magia y lenguaje.

—¿Sentís que te supiste reinventar para poder seguir durante tanto tiempo en los escenarios?

—Para nada. A mí me inventaron mis padres: Elisa y Vicente Carballo. Ellos me inventaron una sola vez, soy exactamente la misma persona. Me hicieron bien a mi y a mis otros siete hermanos y una gran familia donde hay muchos músicos: María Gabriela Epumer, que fue mi sobrina, Lito Epumer, Lucio Mazaira, María Luz Carballo… mis viejos hicieron todo muy bien, una sola vez.

—¿Cómo es el momento en el que te ponés a componer?

—Creo que el hecho de estar tocando siempre, y estar sacando canciones, estar atenta a lo que pasa y a tener un espíritu libre, alegre y conectado con el hoy y con los demás. Poder estar dispuesta a emocionarte con una historia, de querer contarla, eso es hacer una canción. Es como un guioncito de tres minutos. Las mejores canciones las escribís en los tres minutos que existe la canción, cuando ya tenés que empezar a trabajar mucho, va cayendo un poco en nivel.

—Formás parte de la escena del rock argentino, un género que cumplió 50 años, para vos ¿cuál fue la mejor década de todas?¿Por qué?

—Me gusta mucho la década del ’70, pero me gusta en general en la historia de la humanidad: en la música, en el cine, en la fotografía, en la literatura y en la política. Fue una década de quiebre, de posguerra de pos y de pos, ya habían pasado los ’60 y ahí se empezaron a desarrollar los mejores sonidos, bandas como Pappo’s Blues en Argentina, si vamos al sonido me encanta el sonido crudo, cuando todavía no había tanta tecnológica que si bien solucionó algunos aspectos técnicos, arruinó el sonido. ¿Por qué la gente está empezando a editar los discos de nuevo en vinilo?, porque todos quieren un sonido con más medios, más graves, con más aguante y más rústico y poderoso.

—Nombraste a la banda de Norberto “Pappo” Napolitano, con él te unía una amistad, ¿lo extrañás?

—Lo recuerdo totalmente y lo extraño porque él venía a visitarme a mi casa con la moto. Yo vivo unos cuantos kilómetros hacia el oeste fuera de la Ciudad, en calle de tierra en un lugar con mucho verde y a él le encantaba venir a vistarme. Lo extraño como músico también, como generador de movimientos, de cosas nuevas todo el tiempo,como referente, como ‘violero’ y como amigo.

—Siendo una de las primeras mujeres en incursionar en el género ¿sufriste machismo en alguna ocasión?

—Sufrir es una cosa que detesto, o sea no. Al contrario, los machistas sufrieron mi respuesta. Ellos sufrieron, sufren y sufrirán.

—¿Escuchás bandas que recién inician?¿Cuáles?

—A veces tengo la oportunidad. Cuando puedo descubrir grupos nuevos, me encanta.

—¿Por qué elegiste alejarte de la Ciudad?

—No sé si lo elegí, yo tenía mi lugar allá y siempre pensando ‘bueno, en algún momento me voy a ir a vivir’ y un día dije ‘basta’ y me fui a disfrutar de ese lugar. Empecé a trabajar más la tierra, hacer huerta, cosas que se llaman ecológicas pero para mi son sentido común, como separar los residuos y plantar los residuos orgánicos.

—¿Te gusta salir de gira?

—Las giras son muy interesantes, pero ojalá sucedieran. Con todos estos años, los productores independientes que eran los que las producían… volaron. En este momento la opción es ir a tocar a un lugar y volver, ya una seguidilla tan larga (de shows) no es tan sencillo lograrlo. Ojalá, estaría buenísimo.

—Estuviste nominada a los Premios Gardel (como Mejor Álbum Artista Femenina de Rock) y tanto en la ceremonia como en el evento que anuncia los artistas que compiten, fuiste y te reencontraste con muchos de tus colegas. ¿Cómo vivís eso?

—Me encantan esas reuniones justamente por eso, porque te encontrás con gente que hace mucho que no ves. Lástima que eso después no siga porque estaría bueno generar más unión entre los músicos, como se generaba por ejemplo con las editoriales en Estados Unidos, que se provee, por ejemplo una semana de un encuentro de autores de distintos estilos en una convención en un hotel en un determinado lugar, una semana de estar componiendo canciones unos con otros. En una semana salen más de mil canciones nuevas, eso estaría bueno que se generase. Hace muchos años cuando le hicimos un homenaje a Luis (Alberto Spinetta), nos encontramos con Pedro Aznar y yo venía de Estados Unidos y le comenté estas reuniones y le dije ‘podríamos componer temas juntos’ y me dijo que sí e hicimos un tango juntos, todavía inédito.

—¿En qué género musical te sentís más cómoda?

—Para cantar en el escenario, puedo cantar cualquier cosa. Me gusta cantar si suena bien, si me emociona el repertorio, el escenario es un lugar muy natural para mi, lo disfruto a full. Me divierto mucho con el rock, rockeando con la banda y haciendo participar a la gente.

—¿Cómo te llevás con las redes sociales?

—Yo tenía mi página, Celestecarballo.com, allá por 1999. Ahí arrancamos trabajando mucho con la página e inventé una sección para que la gente volviera a entrar, porque sino veían tu discografía tu historia, una biografía y ya.  Para ello escribía unas crónicas quincenales que se llamaban ‘Tomando unos mates’, donde hablaba con un interlocutor imaginario temas variados, como un ensayo, un libro, el tema de otro artista, y la gente se empezó a enganchar. No existían los blogs ni Facebook. Tuve bastante resistencia a unirme a esta red social, y en un momento me lancé.

—¿Te sorprende ver chicos muy jóvenes entre tu público?

—Nunca tuve un público circunscrito, no pertenezco a ningún club, a ningún grupo etario, yo canto para todos. No hay un grupo específico ni lo habrá jamás.

Celeste ‘Cece’ Carballo se presenta el próximo 14 de julio en el Teatro Gran Rivadavia (Avenida Rivadavia 8705) a las 21 hs. Entradas en venta.

COMENTARIOS