• hace 24 días
  • Noticias Bahia 24

El reciente y polémico video de Tombolini expuso una estrategia de campaña inusual: grabaciones que intentan mostrar cercanía con el electorado. Sin embargo, algunos, rozan lo bizarro. El enigma viral. 

 

En un intento desesperado de parte de los políticos por mostrarse cerca del electorado, los pre candidatos a senadores y diputados que competirán en las próximas elecciones buscan innovar en la campaña con videos populares que generen empatía con la ciudadanía.

Cristina Kirchner se comunicó con el panadero que grabó el video. 

Para ello recurren a una estética simple: desde mostrar su propia casa, hasta filmar una conversación vía Skype con un panadero que atraviesa un complejo momento económico. Otros, se fotografían en situaciones comunes de la vida e incluso utilizan canciones del momento para promocionar sus propuestas.

El último en sumarse a esta nueva forma de hacer política fueFlorencio Randazzo, quien compartió una versión “militante” del tema Despacito de Luis Fonsi y Daddy Yankee. La canción puede escucharse en el canal de YouTube "Todos con Randazzo" y es interpretada por una voz femenina. "Con Randazzo, vamos todos juntos a dar un gran paso. Por una Argentina donde haya trabajo. Esa es mi esperanza, de este tren no me bajo", comienza.

"Es Randazzo el que habla menos y hace su trabajo. El que se hace cargo y te mira de frente. No va por un cargo, volvió por la gente", asegura la canción, la cual antes de finalizar remarca que "aMauricio le dará un mensaje, firme y claro, el flaco le dirá de frente, 'yo quiero un gobierno a favor de la gente".

Randazzo intenta elevar su intención de voto. 

Claro, esta será la campaña de las historias cotidianas, aquellas que llegan al fuero íntimo del electorado. Se trata de las candids como la que reflejó Cristina Kirchner en una reciente conversación con Gabriel Etcheverry, el panadero que unos días atrás había grabado un video mientras cocinaba y le dedicaba una versión del clásico de Marco Antonio Solís Si no te hubieras ido.

El equipo de comunicación de la ex presidente entendió que allí había una oportunidad para lanzar uno de sus primeros videos de campaña. El concepto era crear un video ameno, simple y con fuerte impacto en aquellos sectores que están sufriendo las políticas económicas de Mauricio Macri.

Cristina mantuvo una extensa conversación con Etcheverry, en la cual se mostró preocupada por sus problemas y apeló a la emotividad de sus palabras para mostrarse ante el electorado como la única candidata sensible a los problemas de la gente. En rigor, la charla fue por demás emocionante. “Fuiste muy cálido, te sentí muy cercano”, le dijo la ex mandataria, como si lo que le dijera a Gabriel fuese lo que ella misma estaba intentado transmitir.

Algo similar intentó hacer Matías Tombolini con su polémicovideo en el habla sobre la “falta de plata” desde su lujosa cocina, en su bonito casa del barrio de Almagro. El economista televisivo, que será candidato a diputado por “1País”, capitalizó sus 122 mil seguidores en Twitter al compartir imágenes en las que se presenta como un vecino más.

 

En esta estrategia de comunicación algo falló: el entorno del economista no era sinónimo de humildad, sino de lujuria y en estas elecciones el “bolsillo” tendrá un lugar preponderante. Tanto como esta clase de videos, una nueva forma de hacer política desde un celular o una simple cámara. Una imagen, las redes sociales y un mensaje: el arma de los pre candidatos para ganar una banca en octubre.

COMENTARIOS