• hace 5 meses
  • Chismes

Los dos gigantes anunciaron la intención de fusionarse y, de ser aprobado, serán el operadora cuádruple play más grande del país, con 36% del mercado convergente de telecomunicaciones. El impacto del acuerdo.

 

Era un secreto a voces: hasta el más distraído del mercado de las telecomunicaciones sabía que iba a ocurrir (y que muy probablemente este año se va a aprobar). Incluso la administración de Cambiemos fue dándole el OK regulatorio, desde que asumió el poder, hace un año y medio, a varios movimientos que prepararon el camino para el anuncio del viernes, cuando los directorios de Telecom Argentina y Cablevisión Holdings comunicaron la intención de fusionar ambas empresas.

Telecom Argentina.

“Igual, fue una sorpresa”, aseguran cerca de Mauricio Macri. ¿Por qué si se sabía todo hubo caras de asombro en la Rosada? Muy simple: por el timing del anuncio, a apenas poco más de un mes de las PASO y en medio de un escenario electoral que si bien es de medio término y legislativo, centraliza la arena política de los próximos meses y ocupa –y preocupa– al Gobierno.

Se sabe: no suele haber ni volantazos ni anuncios corporativos trascendentes con las urnas cerca. Y nadie puede discutir que es una “bomba” la creación formal de este “gigante”, la primera super compañía que podrá dar en el país el tan mentado “cuádrupleplay” –telefonía móvil y fija, televisión por cable e Internet– y que además concentrará más del 35% de ese mercado convergente.Incluso el influyente Washington Post anunció la fusión haciendo referencia al contexto político que viene.

LOS DUEÑOS DE LA NUEVA TELECOM-CABLEVISIÓN

 

El Gobierno quizás exagera sorpresa para evitar que lo acusen de “jugar” para Clarín. Es que desde que asumió Macri se autorizó la entrada del empresario David Martínez –socio de Clarín en Cablevisión– como accionista mayoritario de Telecom, se aprobó la venta de Nextel al Grupo y se permitió que está empresa acceda a espectro 4G. Ahora tendrán que decidir sobre la anunciada megafusión.

David Martínez, de Fintech. 

Como sea, las autoridades insisten por lo bajo con que el anuncio los agarró mirando para el otro lado. Tanto que los dos directores que tiene el Estado en ambas empresas –que representan al ANSES, accionista de ambas desde la estatización de las AFJP, hace casi 9 años– se enteraron del anuncio un día antes de que se hiciera efectivo. Se lo comunicaron a Emilio Basavilbaso, titular de ANSES, quien corrió a avisarle a Macri.

Fue todo tan rápido que se abstuvieron y no votaron a favor de la decisión de los dos directorios. “Con más tiempo podrían haber votado en contra…”, arriesga otra fuente oficial. “No hubieran votado que ‘no’, nunca. Pero es cierto que el timing pudo haber sorprendido. Se sabía que esto iba a pasar pero se anticiparon, quizás por el contexto eleccionario”, sugieren en una de las empresas de la competencia.

Miguel de Godoy, titular del ENACOM.

Desde el Gobierno ya hacen cuentas y calculan que vendrán “cinco o seis meses” intensos con este tema. El negocio tiene que ser aprobado formalmente por los accionistas (en agosto/septiembre) de cada empresa y luego por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), que comanda Miguel de Godoy, y por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, a cargo de Esteban Greco.

"Esto va a llevar más de un año hasta la aprobación total, es obvio que no hay ninguna especulación electoral", dicen en Cablevisión, convencidos de que los plazos serán mayores. "Este anuncio se hizo de esta manera por un tema contable: el 30 cerraron los balances trimestrales. Nos pusimos de acuerdo en las valuaciones y se comunicó. Tenía que hacerse así", aseguran. En la escindida de Clarín destacan la complementariedad con Telecom y aseguran que la fusión es una buena noticia para los clientes, que podrán acceder a paquetes de servicios convergentes de mayor calidad y mejor precio.

"Esto va a llevar más de un año hasta la aprobación total

Si bien el mercado asegura que no “hay vuelta atrás y que van a aprobar todo”, fuentes del Gobierno juran y perjuran que no está todo dicho. ¿Será? Afirman que deberán poner la lupa en concentración del servicio en determinadas zonas, que las empresas podrían tener que desinvertir o devolver espectro radioeléctrico –en el caso de los servicios móviles– y, además, no descartan fuertes trabas judiciales por parte de las empresas de la competencia. A saber: Claro, del magnate mexicano Carlos Slim, y Telefónica, el otro gigante telco. A ninguna de las dos le hace gracia la fusión, por más anunciada que estaba. “El escenario no es de igualdad. Por ahora estamos sólo analizando el impacto del anuncio”, protestan en una de ellas.

En medio de todo, comienza el run run y las versiones cruzada. Algunos medios europeos, por caso, ya sugieren que Telefónica España podría vender su operación en la Argentina como alternativa para reducir su deuda.

POLÉMICO

Lo cierto es que la fusión es polémica por donde se la mire. El analista e investigador del Conicet Martín Becerra habla de concentración extrema, de un "un hito en la concentración de los mercados de información y comunicación de la Argentina".

“Que va a pasar es una gran incógnita. Lo cierto es que el Gobierno venía diciendo que iba a haber un cuarto operador [cuando autorizó a Nextel a usar 4G] y ahora habrá más concentración”, aseguraEnrique Carrier, de Carrier & Asociados. “El punto que puede generar conflicto es la concentración en banda ancha, con Arnet y Fibertel con más de la mitad del mercado. Pero no sólo es participación, también está la cobertura y la superposición de las redes, ambas con más peso en la zona norte del país. En muchos lugares, si no se lo corrige, habrá una sola opción”, detalla.

QUÉ TENDRÁ LA NUEVA SUPERTELCO

 
 

Lo cierto es que la nueva empresa tendrá posición dominante en algunos sectores. Será dueña del 56% de la banda ancha, de 42% de la telefonía fija y del 34% de la móvil, y del 40% del negocio de la tv por cable.

No sólo eso. Si bien Cablevisión es ahora una compañía separada del Grupo Clarín –que comenzará a cotizar por su cuenta a fin de mes en las bolsas de Londres y de Buenos Aires–, los socios de ambas siguen siendo los mismos: los herederos de Ernestina Herrera de NobleHéctor MagnettoLucio Pagliaro y José Aranda. El mexicano Martínez, que para muchos podría vender sus participaciones en algún tiempo ya que es no es un inversor estratégico del sector, sino un inversor financiero, tiene el 40% de Cablevisión.

¿Se quedará Clarín con todo Telecom en un futuro cercano? ¿Tiene con qué pagarlo? Más allá de cuestiones accionarias y aunque para muchos la respuesta sea obvia: ¿le dará el OK el Gobierno a estasupertelco que además será “hermana” de la mayor empresa de medios del país? La verdad, es que pocos en el sector de las telecomunicaciones y los medios imaginan a Cablevisión Holding, ahora en vías de ser la nueva super Telecom, demasiado alejada de los intereses del Grupo Clarín.

COMENTARIOS