• hace 4 meses
  • Espectaculos

Según sus propias confesiones, Luciana Salazar decidió recurrir a un vientre subrogado para ser madre por padecer trombofilia, una enfermedad que no detectada a tiempo, en el 90% de los casos, trae como consecuencia que no sobreviva el bebe. Al contrario, con un diagnóstico precoz, ese 90% se invierte a favor de la sobrevida después del parto.

Lo que despertó una gran polémica es que justamente, detectado a tiempo, el embarazo prospera y llega a buen puerto. Panam y Fernanda Callejón son ejemplos conocidos de ello.

La que se sumó fervientemente a este debate fue Florencia Peña, quien justamente tiene trombofilia y avanza con su embarazo perfectamente.

"Lo que quiero que quede claro es que no voy a opinar del caso particular de Luciana, pero se está instalando una falsa idea de que las mujeres con trombofilia no pueden quedar embarazadas y eso no es así. Al contrario. Lo que tenemos que lograr es una ley que obligue a incluir los testeos para detectarla en el Plan Médico Obligatorio de las Obras sociales y prepagas, para evitar justamente la muerte de un bebe", aclaró Florencia en diálogo al aire de Confrontados, ayer por El Nueve (17.45).

¿Por qué Luciana Salazar no quiso quedar embarazada y prefirió alquilar un vientre en EEUU? Mucho se debatió ayer en televisión sobre versiones que indican que la mediática no quiso "exponer su cuerpo" a los embates posteriores al embarazo y que el diagnóstico de trombolfilia no es excusa para no gestar a su bebe ella misma.

COMENTARIOS