• hace 2 meses
  • Musica

Los fans del artista madrileño mostraron su furia por un show en Santander que muchos califican de “estafa”, “vergüenza” y “bochorno”. Mirá el video.

Enrique Iglesias no salió bien parado del concierto que brindó en El Sardinero, en Santander, España. Sus seguidores mostraron su furia por un show que muchos califican de “estafa”, “vergüenza” y “bochorno”.

Unas 30.000 personas que han asistido al concierto del artista madrileño acabaron abucheándole. Numerosos fans terminaron gritando “manos arriba, esto es un atraco” luego de que el hijo de Julio Iglesias se fuera del escenario sin despedirse.

El perdedor, Cuando, Be with you, Tired, Escape y Tonight fueron algunos de los temas interpretados por Iglesias, que volvió en otras dos ocasiones a la pasarela central antes de cantar Bailando, que coreó todo el estadio con las manos en alto. I like it fue la última canción que dio a su público.

Luego de eso, Enrique abandonó las tablas y la luz se hizo en los campos de sport de El Sardinero, con todo el público esperando a otras conocidas canciones del artistas como Experiencia religiosa o Súbeme de nuevo. Pero el cantante no volvía al escenario y eso comenzó a provocar cuchicheos e indignación entre los miles de seguidores que comenzaron a abuchear la ausencia del intérprete.

Los minutos pasaban y los responsables de producción comenzaron a desmontar el escenario, mientras la gente miraba atónita que Enrique Iglesias se hubiera ido sin despedirse y ni siquiera presentar a los que le acompañaban.

El público comenzó a abandonar el estadio justo 90 minutos después de que el cantante iniciara su actuación, y entre comentarios, nada buenos para Iglesias, la gente fue saliendo escalonadamente, quejándose de cómo había finalizado este único concierto del intérprete en España.

“Estamos terminando el concierto de Enrique Iglesias y esto es una pura vergüenza. Ha cantado 10 canciones contadas, mal cantadas. No se escuchaba nada. No ha sido capaz ni de poner un puñetero CD para hacer playback. Esto es una puta vergüenza. Queremos devolución de entradas ya”, exigió una de las asistentes al concierto que ha compartido su indignación a través de Twitter.

“Una gran falta de respeto a las 25.000 personas que hoy hemos estado en Santander. Un espectáculo bochornoso”, comentó otra.

A pesar de todo, y haciendo caso omiso a los mensajes, Enrique agradeció a todos por “una noche mágica”.

COMENTARIOS