• hace 1 mes
  • Noticias Bahia 24

El Reconocido entrenador de nuestra ciudad, que llegó a la Liga Nacional y hasta supo dirigir al seleccionado argentino entre 1990 y 1991.

Carlos Boismené dejó de existir anoche a los 79 años de edad. Fue el entrenador de la selección argentina en el Mundial de 1990 que se disputó en el Luna Park, en el cual el campeón fue Yugoslavia y Argentina finalizó en el octavo puesto. Luego, en 1991 obtuvo la medalla de bronce en el Sudamericano de Valencia, Venezuela. Asimismo, llevó al seleccionado a la sexta posición en los Juegos Panamericanos de La Habana, en Cuba.

Tite fue un apasionado del básquet. Un apasionado de verdad. Su personalidad reflejaba al 100 por ciento ese idilio, a través de su verborragia, su capacidad motivadora y su facilidad para enojarse y empezar a protestar cuando algo no le cuadraba. Así era adentro de la cancha, cuando cumplía la profesión de director técnico, aquella que empezó a saborear con apenas 26 años. 

Tuvo una amplia y exitosa carrera en Bahía Blanca, dirigiendo y siendo campeón en clubes como Alem y Olimpo, pero se empezó a hacer aún más reconocido a partir de su incursión en la Liga Nacional: en la élite fue el entrenador en jefe de Olimpo, Pacífico, Estudiantes y River Plate. También se animó a dirigir internacionalmente, en Perú (Regatas) y en Venezuela (Trotamundos), demostrando que ningún desafío le resultaba demasiado grande. 

“Si Dios me da suerte, voy a morir en una cancha”, declaró Tite en una entrevista que le realizó La Nueva, hace casi ya 10 años. Una frase que lo pinta de cuerpo entero. 

COMENTARIOS