• hace 2 meses
  • Espectaculos

"Soy muy verdadera en un mundo de plástico", dice Lali Espósito en la nota que le dio a José Eduardo Abadi en la última edición de la revista Viva. La chica éxito habló de muchos temas internos y profundos que tuvieron su lugar en esa charla.

Abadi interpeló a Lali sobre sus novios y si en general habían sido experiencias lindas y ella respondió: "Fueron muy lindas y aprendí. En mi última relación antes de la actual (Mariano Martínez), me sentí un adulto por primera vez en una pareja... No es un detalle menor. Aprendí algo: ya no soy la salvadora de nadie. Esta situación de ser la salvadora, que se me hizo costumbre, desde que ayudo en mi casa, ayudo a mis hermanos... Entrego, tengo gente a la que le voy a dar todo. Yo soy proveedora, pero no recibo".

Siguiendo con los novios, Lali se definió como"una boluda, siempre estuve de novia, en serio siempre fui muy noviera. Me puse de novia a los 14 años y estuve 4 con Peter Lanzani, después estuve cinco años con mi segundo novio (Benjamín Amadeo) y con el último estuve 1 año. Mis primeros tres novios fueron actores, el actual (Santiago Mocorrea) se dedica a otra cosa, por suerte. Nunca había experimentado la situación de que en una misma charla pudiéramos dejar de hablar de mí para hablar del trabajo del otro. Eso es espectacular".

Al ser consultada sobre la imagen que quiere dar y si está preocupada, Lali se sinceró:"Te mentiría si te dijera que no. Pero tampoco es en lo primero que pienso. Hay una cosa muy genuina, que es lo que hoy me hace generar empatía con alguien, porque no tengo trabas a la hora de hablar con nadie. De verdad, ahora te estoy diciendo lo que pienso. Si vamos a lo artístico, es una estupidez pensar que sólo me siguen porque bailo y canto bien o mal. Hay otra cuestión. Pero siempre me paré de una manera muy natural: nunca me impuse como quería que me vieran los demás. Tengo un disco que se llama SOY. No es un título al azar, no lo puse porque sí. Soy muy verdadera en un mundo de plástico".

Al preguntarle sobre si disfruta de la vida, Lali contestó con honestidad brutal:"Me encanta morfar, me encanta coger, me encanta todo. Como me encanta lo placentero, cuando no me encuentro en ese lugar, me siento incómoda".

En un párrafo mas comprometido, Lali habló de las situaciones dolorosas o difíciles de su vida:"No sé si dolorosas, porque la verdad que no... Fue de aprendizaje. También fue a mis 18 años. En todo este proceso en lo profesional, también hubo un proceso en lo familiar: dejé de ver a mis viejos como esos seres perfectos e intocables. Los vi como tipos con errores y con quilombos. Los humanicé y esa situación fue de mucho shock. De hecho yo descubro a mi vieja a esa edad, y eso que tuve una infancia muy pegada a ella. Siempre había puesto a mi papá en un lugar de que todo lo que decía era como él decía y punto. Pero un día me di cuenta de que mi papá es un tipo con el que no coincido en todo. Y con mi vieja pasaba lo mismo. Hoy ya no, pero ese momento fue de mucha confrontación con ellos. También tiene que ver con que yo estaba saliendo de una estructura cerrada".

COMENTARIOS