• hace 9 días
  • Espectaculos

Los compañeros de todos los medios de las diversas sociedades que conforman el denominado Grupo Indalo, ahora adquirido de manera poco clara por un fondo llamado OP Investments, que se rebautiza Ceibo y dice contar con el respaldo de una firma rusa que lo niega, están saliendo al ruedo a defender sus puestos laborales porque perciben que todo esto, más el extraño accionar del Poder Judicial repite la lógica del vaciamiento de otro multimedios.

No olvidemos que Cristóbal López y su empleado Fabián de Sousa participaron de desguaces históricos como el del Buenos Aires Herald, el de CN23, y despidos más precarización en casi todos los medios de Buenos Aires y de diversas provincias que adquirió por una multimillonaria cifra de manos de Daniel Hadad, quien ahora se vende como una víctima y un perseguido, cuando todos sabemos que fue siempre un despedidor serial y un violador sistemático de convenios, estatutos, y normativas vigentes del sector de prensa.

Cuando se procedió a vaciar el Grupo 23 los ingredientes fueron similares. Cierres de firmas mediáticas y cesantías graduales, hasta llegar al colapso programado que tuvo un Rosner, en ese caso el prófugo Mariano Martínez Rojas, que llegaba como el salvador con un holding fantasma que decía tener inversores extranjeros que nunca tuvo y nunca aparecieron. Lo que con el agregado de intrusiones en la planta y los estudios de Radio América, sumada la destrucción de la redacción de Tiempo Argentino, colaboró para que Szpolski saliera indemne junto a sus accionistas de la ex SIDE (actual AFI), Juan José Gallea y Darío Richarte entre otros, Garfunkel de categorizara como un autoexiliado mientras que 800 familias se quedaron en la calle.

En ese momento, igual que ahora con Indalo, tanto el Ministerio de Trabajo como las autoridades judiciales y ejecutivas parecen colaborar en conseguir la quiebra y disolución de estas empresas que, más allá de que en un futuro puedan seguir, como lo hará Fontevecchia con la 1190 ya como Radio Perfil, cuando en connivencia con el poder de turno dejen caer la posibilidad de que cualquiera de los empleados de la AM le pueda hacer juicio, más de 4 mil laburantes estarán sin empleo en lo medios, con un total de 14 mil del emporio que se pretende desintegrar.

Ayer y hoy frente al gravísimo cuadro y la estrategia que está en acción para dejarlos librados a su suerte o desgracia, los colegas salieron en cámara a proteger sus trabajos de esta forma:

COMENTARIOS