• hace 10 meses
  • Espectaculos

El músico Gustavo Cordera, quien fue repudiado el año pasado luego de haber expresado que "hay mujeres que necesitan ser violadas", intentó explicar a pocos días de celebrarse el Día Internacional de la Mujer que esa frase "no la digo yo, la dicen los psicólogos que aseguran que hay mujeres que tienen la fantasía de ser violadas para llegar a un orgasmo".

Cordera, quien se presentó anoche en un escenario de Uruguay tras varios meses de silencio por sus dichos durante una charla con estudiantes de periodismo en agosto del año pasado, insistió que esa idea "no es algo que surge de mí sino que lo dicen Freud, Lacan y demás, las Cincuenta sombras de Grey lo dicen: que hay mujeres que tienen la fantasía de la violación para llegar a un orgasmo".
 
El músico fue demandado por sus dichos por el Consejo Nacional de Mujeres y el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) y deberá presentarse el 15 de marzo a declaración indagatoria.
En agosto pasado había asegurado que "hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente".
 
Cordera destacó a periodistas uruguayos, reproducidas por la página web del diario El Observador de ese país que "cometí un delito intelectual" y que en aquella oportunidad vi la tensión que generó esa frase entre los alumnos.
"Les dije (a los estudiantes) que 'si alguien necesita preguntar algo más, para no hacer interpretaciones erróneas, puede preguntarme y podemos seguir charlando del tema si les interesa'. Y no lo hicieron. ¿Por qué? Porque tenían lo que iban a buscar, que era el escándalo, la difamación, el escarnio publico".
 
Y agregó: "Esas son cosas que muchas veces en este medio en el que ustedes (los periodistas) pertenecen son muy codiciadas para poder llegar a tener notoriedad".
Cordera destacó que en Uruguay "fue un concierto donde traje todos mis miedos" y añadió: Veo a un periodista y me pongo a llorar. Quedé muy conmovido por lo que sucedió, fundamentalmente porque no recibí el beneficio de la duda".
 
"Y cuando un alumno, ni siquiera un periodista, hizo una nota de opinión, y esa nota fue tomada y fue replicada de una manera tan gigante, tuve que quedar en silencio", subrayó.
Precisó que allí se dio cuenta "que la fuerza de la condena era tan espectacular que no había nada que pudiera decir como para poder defenderme. Decidí callar y confiar en el arte" para luego afirmar que se siente protegido en Uruguay "por las murgas" que le dieron fuerza "para no sentirse solo".
Luego de la polémica, el músico canceló todos sus shows y volvió recién a los escenarios cuatro meses después, con un show en Río Cuarto, Córdoba, hasta que anoche se presentó en Punta Ballena, una localidad a 10 kilómetros de Punta del Este.

COMENTARIOS