• hace 9 meses
  • Espectaculos

La disciplina de las batallas de rap, una variante competitiva del freestyle en la que, a modo de payada moderna, enfrenta a dos MCs en ataques argumentales con rimas improvisadas al calor del momento, tuvo este año en Argentina su postergado desembarco en la televisión con la emisión de grandes eventos en canales como la TV Pública y Space.

La relación entre el universo del hip hop y la televisión no fue siempre la mejor, especialmente con los representantes del freestyle y las batallas de rap, pero el crecimiento exponencial en materia de popularidad que registró el movimiento en los últimos años trajo por fin reconocimiento a sus artistas.

Con películas como la premiada "8 Mile: Calle de ilusiones", protagonizada por Eminem en 2002, la cultura de las batallas de rap comenzó a despegar también en los países de habla hispana, con las plazas públicas como lugares de encuentro predilecto, para luego desplegarse hacia los escenarios.

Espectáculo, deporte y arte en dosis parejas, la disciplina enfrentaba a dos MCs en un duelo para ver quién rapea mejor; cada uno encarnando a un personaje que por el transcurso de esos minutos justifica por qué debe ganar.

Cada freestyler llega con sus armas al "cypher" -o la ronda en la plaza dentro de la cual se lanzan a improvisar-: su manejo de la musicalidad, el flow, la puesta en escena, la agilidad mental, el ingenio, el dominio de la métrica, la fonética, los juegos de palabras o los tempos.

Popular, subterráneo, genuino ("underground", dicen en el ambiente), el freestyle fue ampliando su convocatoria a los eventos con patrocinadores, con la Red Bull Batalla de los Gallos como el ejemplo más claro.

La compañía de bebidas energéticas incorporó la disciplina a su catálogo de deportes y ya en 2005 organizó la primera Final Internacional con representantes de diferentes países de habla hispana.