• hace 5 meses
  • Espectaculos

A pocos días de un accidente cerebrovascular (ACV) que lo dejó en un estado irreversible de muerte cerebral, el baterista Rodolfo García, músico referente del rock argentino, falleció esta madrugada a los 75 años luego de permanecer internado en el porteño Hospital Tornú desde el miércoles último.

El intérprete, compositor y gestor cultural fue una figura clave en los albores del rock local en los 60 y fundó la seminal Almendra junto con Luis Alberto Spinetta, Edelmiro Molinari y Emilio del Guercio.

Luego fue baterista de Aquelarre y Tantor, colaboró con Litto Nebbia en Nebbia's Band, fue el percusionista de Peteco Carabajal y Jacinto Piedra en Santiagueños para el disco "Transmisión Huaucke", tocó con Víctor Heredia, con Pedro y Pablo y, más cerca en el tiempo, nuevamente con Spinetta en su última etapa solista.

También formó su propia banda, La Barraca, en 1989 y, más cerca en el tiempo, participó de PosPorteño, junto al trovador Alejandro del Prado y al bajista y cantante Dhani Ferrón y de Jaguar, también con Ferrón además de con Lito Epumer y Julián Gancberg.

Entre esa persistencia como instrumentista certero e inspirado, García también desplegó una fuerte labor en la gestión cultural, tarea que le valió ser nombrado director nacional de Artes bajo la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, en 2014.

Es que más allá de su pertenencia al peronismo, el creador empezó a incursionar en esa faceta desde los lejanos tiempos de Aquelarre y, a partir de los '90, Litto Nebbia lo convocó para el equipo del Centro de Divulgación Musical. Lo que constituyó todo un andar de años en la gestión pública que de alguna manera le quitó tiempo al baterista.

Pero, sin embargo, fue desde esos lugares donde García acrecentó su figura como promotor de la cultura, como aliado de sus colegas en esferas donde hay muchos funcionarios de paso y sin interés real en esas tareas.

Siempre trabajador y empeñoso, Rodolfo hasta se desempeñó como director ejecutivo de la revista Expreso Imaginario y su actividad comunicacional lo llevó a incursionar en la radio con "Mundo disperso" con Pedro Saborido y Daniel Míguez, una travesura que comenzó en la AM 750 y que este año podía escucharse en Radio Nacional los domingos de 12 a 13.30.

Dolor y reconocimiento


Si ya conocida la noticia del ACV había despertado muchísimas reacciones en redes sociales, al hacerse público el desenlace generado por él, las muestras de dolor y reconocimiento a García volvieron a manifestarse.

El cantautor Roque Narvaja destacó a Télam que "Rodolfo García era una buena persona, y en un mundo donde todo tiene precio, el valor de su palabra se va a echar de menos".

"Hombre comprometido con su tiempo padeció el destierro y allí lo reencontré con su sonrisa y con su buena voluntad intacta. En Madrid ejercimos la nostalgia y la esperanza en encuentros prolongados y pacíficos con las familias y los amigos en los jardines de mi casa y fue allí donde me dijo: 'Me vuelvo a lo que sea, no aguanto más...", lo recordó quien está lanzando el tema "Una foto de papel".

El autor de clásicos como "El extraño del pelo largo" (junto a Enrique Masllorens), "Santa Lucía", "Menta y Limón" y "Yo quería ser mayor", entre más, agregó que "volvimos a encontrarnos tiempo después en un Buenos Aires roto y desangelado, donde volvimos a sembrar un futuro posible, ya sin héroes...".

"Y hoy -concluyó Narvaja sobre García- volvió a partir, veo su sonrisa clara y su mano del adiós, sonríe porque sabe que pronto nos encontraremos para charlar y hacer música como siempre, para siempre".

El Ministerio de Cultura de la Nación publicó en Twitter: "Con profundo dolor despedimos a Rodolfo García, pionero de nuestro rock nacional, baterista de Almendra y Aquelarre. García tuvo un gran compromiso con la cultura y estuvo al frente de la Dirección Nacional de Artes".