• hace 1 mes
  • Espectaculos

El actor Diego Alonso celebró el estreno de la segunda temporada de "Ser esencial", que llega este domingo a la TV Pública, y tras el desembarco de la serie argentina "Okupas" en la plataforma Netflix, aseguró que "21 años después, hay gente que todavía no la entendió".

"Muchos me decían ´muestran a los marginales´, pero la de ´Okupas´ no es una historia de marginales si no de cuatro soledades que se reúnen, que vienen de familias rotas y arman su propia familia", explicó Alonso a Télam, sobre la serie dirigida por Bruno Stagnaro que en el 2000 significó un mojón en las ficciones televisivas locales y también para su camino profesional.

Así y todo, para el actor que interpretó a "el Pollo" en la serie, uno de los amigos de Ricardo (Rodrigo de la Serna), "Okupas" se convirtió en una ficción de culto dos décadas después porque "es una obra maestra".

El furor que provocó el estreno en Netflix el 20 de julio pasado, para el actor responde a que la serie "toca la sensibilidad de la gente, cada cual a su forma, y entra en el corazón de todos": "Fuimos parte de una generación y ahora empezamos a ser parte de otra".
"´Okupas´-agregó- tuvo un valor y después de eso yo sentí que no podía ir a hacer una novela a las 2 de la tarde que no tuviera ni pena ni gloria".

Desde entonces, recapituló: "Explotó el país en 2001, hice ´La liga´ (El Trece/Telefe, programa de investigación que abordaba temáticas de contenido social), después vino ´Cárceles´ (Telefe, que mostraba la vida de personas privadas de su libertad) y era difícil encontrar algo superador o del mismo tenor hasta que apareció ´Ser esencial´".

Dirigida por Nicolás Cuiñas, con guion de Walter Peña, asesoramiento de contenidos del padre Pepe Di Paola y producción de la Pastoral Villera, los 13 capítulos de esta segunda temporada que irán los domingos a las 18.30 mostrarán historias y realidades en los barrios populares cruzadas por la pandemia: hogares para adultos mayores en situación de calle, residencias para discapacitados y discapacitadas, parroquias, centros y granjas de recuperación de adicciones, instituciones educativas de la villa, unidades de salud, tareas de voluntariado social, entre otras.