• hace 5 meses
  • Espectaculos

Una auténtica fiesta salsera fue la que desató en la noche del domingo el artista puertorriqueño-estadounidense Marc Anthony en la primera de las dos funciones del "Pa´lla voy Tour", en el Movistar Arena, del barrio porteño de Villa Crespo, junto a una excepcional banda, a partir de un monolítico repertorio que permitió exhibir la mejor versión del género y una brillante performance personal.

En tal sentido, el notable intérprete hizo gala de una privilegiada voz y de una indiscutible gracia en sus movimientos, al punto que no necesitó de grandes alocuciones para conectar con el público, sino que bastó con algunas arengas o gestos con las manos.

Pero aunque sin dudas el latino artista nacido en Nueva York fue el centro de atracción del espectáculo, la soberbia banda que lo acompaña dotó al show de un nivel de excelencia que realzó hasta los tramos más pasatistas.

En tal sentido, en el plano musical, la mayor virtud del concierto residió en el perfecto balance logrado por las ajustadas interpretaciones entre momentos de salsa para paladares negros y algunos pasajes en los que hubo concesiones al purismo del género en la búsqueda de cuajar en el amplio gusto popular.

Es que la salsa, el bolero y el cha cha cha más estrictos se combinaron con baladas con sonoridades cercanas a la música latina más comercial, pero las buenas interpretaciones nivelaron hacia arriba.

Del mismo modo, este aspecto sumado al talento de Marc Anthony disimularon cierta liviandad en las líricas, que se limitan al amor meloso o al despecho, y dejan de lado la tradición del género de narrar historias costumbristas o lanzar mensajes humanitarios

Los resultados fueron más que elocuentes en la reacción del público que, a lo largo de poco más de una hora y media de concierto, cantó todas las canciones, ovacionó y lanzó gritos histéricos ante cada gesto del cantante.

A cuatro años de su última visita, cuando actuó en GEBA, Marc Anthony volvió a pisar suelo argentino con la excusa de presentar su último disco "Pa´lla voy", aunque el repertorio se basó más en un repaso de su carrera.