• hace 5 meses
  • Espectaculos

El meteórico crecimiento de la escena musical argentina da lugar a que florezcan expresiones artísticas que van más allá del sonido. En los últimos tiempos, los hits que lanzan las estrellas del trap local vienen acompañados por videoclips que sorprenden por su calidad artística. Una de las creativas detrás de estas imágenes es Julita Conde, realizadora y productora de videos audiovisuales especializada en animación.

A sus 23 años, Conde ya participó en festivales alrededor del mundo con su primer corto, “Espinas”, animado con la técnica de stop motion, es decir, fotograma a fotograma. Y logró alcanzar gran visibilidad a partir de su trabajo con Bizarrap, el exitosísimo productor musical que con sus sessions está batiendo récords de audiencia a nivel mundial. Primero hizo el teaser de la session #39 de la mexicana Snow Tha Product. Esto la llevó a colaborar con otros protagonistas de la escena como Lit Killah, Khea y Trueno, además de artistas de Colombia y Puerto Rico. Este año hizo las animaciones que se proyectan en los conciertos en vivo de Bizarrap cuando suenan los temas de figuras como Nicky Nicole, Eladio Carrión, Nathy Peluso y la mencionada Snow.

La multiplicidad de técnicas y referencias en sus creaciones denotan un gran amor por la animación así como una gran habilidad para manejarse en distintos formatos. “Es una locura lo que está pasando en Argentina con la forma en cómo está explotando la escena musical. Es una oportunidad que tuvimos los niños nerds que nos gusta contar historias. Todos los y las directoras de videoclips están subiendo la vara un montón”, contó Conde a Télam, en una charla en el estudio donde nacen sus creaciones. Trabaja desde un cuarto de la casa familiar en la que la tranquilidad del parque invita a sumergirse en su universo animado. Sin dar más detalles, la realizadora anticipó que pronto estrenará un nuevo videoclip con una estrella argentina de proyección internacional.

-¿Cómo nace tu relación con la animación?
-Me gusta la animación desde muy chiquita, me pasaba muchas horas de verano en vez de estar en la pileta viendo series de dibujitos, pero la verdad es que nunca pensé que me iba a dedicar a esto, no era algo que tenía en la cabeza. Mi historia con la animación es rara por varias cosas. No es que a los 18 era fanática del animé y quería ir a estudiar a Japón.

-¿Y cómo te llegó el tema de la animación?
-A mí me llegó más por el lado del dibujo. El dibujo me acompañó durante muchos momentos difíciles de mi vida. Dibujar me servía para expresar cosas que me estaban pasando. Dibujaba mucho cuando era chiquita para mí misma. Desde los cinco a los ocho tuve eventos traumáticos en mi vida y los enfrenté dibujando mucho. Me hice fanática de ciertos pintores. Mi lado más nerd entró por el lado de los pintores. Buscando sola a los ocho años en Internet técnicas de pintura me empezaron a gustar mucho Xul Solar, Remedios Varo, Magritte, los pintores surrealistas. Siempre soñaba con ser pintora. Y toda mi pasión por el arte empezó más por ahí, no tanto por la animación o por el cine. Con el dibujo, con el arte, con el juego, lograba expresarse. Me costaba más con las palabras. Como te pasan cosas en tu vida, la vida va muy rápido, no podés llegar a expresarlas o procesarlas. Y a mí el dibujo siempre me ayudó. Tengo muchos compañeros que de chiquitos veían mucho animé y animación. Yo no era una obsesionada con la animación. Tampoco cinéfila. Llegué por el lado de querer expresarme. Igualmente siempre tuve la veta de que me gustaba mucho contar historias. Me gustaba mucho ir al cine a ver películas animadas, de Pixar, con mi familia siempre íbamos a ver todos juntos Pixar, siempre salíamos diciendo qué personaje era cada uno.

-¿Qué personajes te tocaba ser?
-Una que veíamos mucho es “Los increíbles”. Somos tres hermanas. Mi papá es rubio, muy parecido a Mister Increíble. Yo era Violeta, la dark, la “depre”. Mi hermana del medio, Emi, era Dash. Ella es la más jodona, hasta el día de hoy. Y a Isa, que es la más chiquita, le dábamos los peores personajes: ella era el bebé, Jack Jack. Otra que nos gustaba mucho era “Cars”. Éramos muy fanáticas. Es una peli que no le gusta mucho a la gente o a la crítica pero es una que hasta el día de hoy nos gusta mucho. Yo era Sally, Emi era Rayo Mac Queen. Yo era siempre la mejor, la más femenina. En las superpoderosas soy Bombón. Las tres tenemos una chica superpoderosa como foto de perfil en la cuenta de Twitter. Emi tiene a Bellota e Isa a Burbuja. Cada una eligió su personaje y está bien elegido. Siempre tuve esos juegos con mi familia.

-¿Y en “Toy Story”?
-Me encanta “Toy story”, pero no la fuimos a ver todas juntas. La tres la fui con mis amigos, estábamos en 4to o 5to del secundario, me pegó más por verla saliendo del cole, nos pusimos a llorar.

-Tengo entendido que siempre te gustaron las matemáticas.
-¡Sí! Me encantan las matemáticas. Cuando estaba en 7mo grado, en 2008, un profe nos reclutó a mí y a un par de amigos que éramos buenos en matemática, el colegio quería empezar a participar. Fuimos a todas las olimpíadas de matemáticas. Encima ganamos, fue buenísimo. Me encantó. Toda la secundaria yendo a olimpíadas de matemática. No estudiaba nunca, no me importaba ganar, iba porque me gustaba mucho ir a encontrarme con gente que tenga intereses diferentes a las personas con las que me rodeaba todo el tiempo. Nuestro equipo se llamaba “Los Borbotones”, siempre fui fanática de Los Simpson.