• hace 1 mes
  • Espectaculos

Ariel Ansaldo, el parrillero que ingresó a Gran Hermano.Comienza una nueva etapa en la casa de Gran Hermano. Ya con diez integrantes originales de los 18 que ingresaron, el reality busca incorporar aire fresco con el ingreso de dos integrantes.

 

Este jueves, mientras el programa se transmitía en vivo, entraron a la casa Ariel y Camila. Lejos de las especulaciones que habían hecho, a ambos le dieron una cálida bienvenida. Aunque Nacho fue el primero en animarse a decir que Ariel le cayó “bárbaro”, no así Camila.

 

Ariel tiene 45 años, es parrillero, estudió Comunicación Social y también teatro. Asegura que ama la cocina y, durante sus primeros minutos en la casa, dialogó con todos. Pero se lo notó algo temeroso, con miedo de hablar de más: cabe destacar que ninguno de los dos puede contar nada del exterior.

 

Camila tiene 21 años.

Mucho más extrovertida es Camila. Con 21 años, es pianista en el Conservatorio Alberto Ginastera de Morón y en redes sociales se la disfrutando del modelaje. Además, su sueño es cantar e inclusó publicó una canción en 2021.

Aparte de los nuevos integrantes, todavía queda el regreso de tres eliminados: dos serán elegidos por la casa mientras el restante se decidirá a partir de la votación del público.

A quién salvó Thiago

Thiago resultó el líder de la semana, algo que ya se viene repitiendo en las últimas pruebas. De esta manera, logró la inmunidad para él mismo y, además, tuvo en sus manos la responsabilidad de sacar de placa a unos de sus compañeros.

 
Con Daniela en placa, Thiago prefirió salvar a Alexis.
Con Daniela en placa, Thiago prefirió salvar a Alexis.© Proporcionado por Vía País

Sucede que en esta ocasión se encontró “entre al espada y la pared” dado que, además de Julieta y Romina, quedaron nominados Daniela y Alexis: su “novia” y su mejor amigo.

En esta oportunidad, Thiago decidió salvar a su amigo Alexis. “¿Algo para decir, Dani?”, preguntó Santiago del Moro. Sin emitir sonido, la chica sacudió la cabeza negando, visiblemente afectada por la decisión del líder.