• hace 9 meses
  • Espectaculos

La muerte de Silvina Luna provocó la indignación de sus amigos y sus compañeros de trabajo, pero también de la sociedad que la adoptó con cariño desde 2001 cuando formó parte de Gran Hermano. Por eso, al conocerse la noticia de su partida, los vecinos de Aníbal Lotocki no dudaron en escracharlo y llenarle de huevos su auto.