• hace 10 meses
  • Espectaculos

Los familiares y amigos de Silvina Luna la despidieron en la casa velatoria O’Higgins, en el barrio porteño de Belgrano y, pasadas las 12 del mediodía partieron hacia el Cementerio de la Chacarita para darle el último adiós en el Panteón de Actores.

Su hermano Ezequiel Luna, su abogado Fernando Burlando y sus amigos Milca Gili, las hermanas Victoria y Soledad Rodríguez, Rodrigo Fernández Prieto, Gabriela Vaca Guzmán y su pareja Jorge Brito, Ximena Capristo y Gustavo Conti fueron algunos de los estuvieron en la ceremonia íntima que se hizo por la mañana y que luego acompañaron los restos de la actriz en el cortejo fúnebre hacia el cementerio.

En las inmediaciones del cementerio, se empezó a juntar gente, algunos ex pacientes de Aníbal Lotocki, como Stefy Xipolitakis, algunos seguidores de la actriz y muchos amigos y amigas, entre ellos, el conductor Ángel de BritoMajo Martino y Lucas «Locho» Loccisano, su ex novio, el DJ Manu Desrets, la actriz Rocío Marengo, que no quiso hablar con la prensa, al igual que Cinthia Fernández, que optó por no dar declaraciones, y la actriz Iliana Calabró, que dialogó con Intrusos muy conmovida: “Me hace muy mal, les pido que se sumen a la marcha y que la Justicia pueda llegar a la verdad. Hay gente que no denuncia porque tiene miedo a exponerse. Acá hay un culpable”.

Pasadas las 13 horas, el cuerpo llegó al Cementerio de la Chacarita y su hermano junto con el empresario Fernández Pietro y el actor Gustavo Conti fueron quienes tomaron el cajón para ubicarlo frente al sacerdote que llevó adelante el rezo en la puerta del cementerio para que todas las personas que se acercaron pudieran presenciar el momento de la despedida.

“Silvina ahora es eternamente feliz, está en un lugar donde reina el amor”, fueron las palabras que le dedicó el sacerdote antes de rezar el “Padre Nuestro”.

Esta tarde se realizará una marcha en la puerta de la casa de Aníbal Lotocki para pedir Justicia por la muerte de Silvina como así también las de Mariano Caprarola, Cristian Zárate y Romina Vega.

Silvina Luna murió el 31 de agosto, a los 43 años, en el Hospital Italiano, tras haber permanecido 79 días internada por complicaciones en su salud. Tenía una insuficiencia renal aguda y todos sus órganos se habían deteriorado, según se presume, por un líquido que le habría inyectado Aníbal Lotocki.