• hace 3 meses
  • Espectaculos


Juliana "Furia" Scaglione e Isabel De Negri protagonizaron juntas un nuevo episodio lleno de agresiones y discusiones tras la gala de eliminación, donde perplejos, los participantes debían despedir a Williams y se lamentaban por tener que "aguantar" a la enemiga número uno de la casa al menos una semana más.

La situación escaló a tal punto que el resto de los chicos tuvieron miedo a meterse en la pelea y separar a Furia e Isabel, quienes se gritaron e insultaron en el "cuarto de las chicas", debido a que la "Alfa" de la casa quería descansar pero no podía conciliar el sueño debido a los bullicios de Juliana, que se negó rotundamente a salir del lugar.

"¡Quiero dormir!", le gritó Isabel a Furia, quien reaccionó inmediatamente y le pidió que así lo hiciera, debido a que "nadie se estaba refiriendo a ella", incrementando la tensión también entre sus compañeros, que solamente podían escuchar la situación en absoluto silencio.

"Yo soy una persona igual que vos, nadie habló de vos ni dijo 'Isabel' en el cuarto", resaltó Juliana, con un elevado tono de voz que hizo a Emma, que escuchaba del otro lado del pasillo, estremecerse y querer intervenir en la situación mientras el resto de la casa solamente se dedicaba a mirar.

Indignado, el peluquero cordobés intentó buscar complicidad con Sabrina, quien solamente lo animó a hablar si tenía ganas, pero sin querer tomar partido en el asunto. "Yo me voy a meter, no quiero que se griten así, es una falta de respeto porque (Isabel) es una mujer grande", le dijo. Pronto, se dirigió al cuarto donde se desataba la acalorada discusión y pidió cordura y silencio, pero por supuesto, no fue escuchado por ninguna de las dos, que mantenían firme su postura.

Además de Emma, Lisandro intentó convencer a Isabel para que dejara de discutir y durmiera, por esa noche, en su cuarto, solamente con ánimos de terminar la discusión, sin embargo, Furia insistió en que ella no había hecho nada para que su compañera no pudiese descansar.

 

Indignado, "Licha" agarró el micrófono para que los espectadores escuchen la situación e insistió que está del lado de Isabel, que seguía rogando en el cuarto de al lado poder descansar sin tener que pelear: "Furia tiene el patio, el sauna y otros lugares si tiene ganas de charlar", resaltó, dirigiéndose también a Emma, que escuchaba la situación con cierta preocupación, al igual que Rosina, quien expresó sentirse mal ante este tipo de peleas.

Sin embargo, ninguno de los "hermanitos" intervino en la discusión, pero Emma insistió: "Me hace sentir mal, me siento involucrado porque es una mina grande, tiene 65 'pirulos', no puede estar aguantándose esto, es una mina que necesita dormir", remarcó, mientras "Licha" intentaba calmarlo.

Luego de unos momentos de tensión y gritos, la casa de Gran Hermano quedó en silencio. Sin embargo, ninguno de los "hermanitos" quiso hablar con las protagonistas de frente para calmar las aguas. Las cosas entre Furia e Isabel están cada vez más tensas y la casa se divide en bandos, mientras los varones son eliminados uno a uno y Juliana se convierte en la primera de la historia en pasar tres placas seguidas invicta.