• hace 6 meses
  • Espectaculos

Carla De Stefano tuvo una mala experiencia con su participación en Gran Hermano. Al segundo día de haber ingresado a la casa ya se había arrepentido de su decisión por no soportar estar lejos de sus hijos. Tras un mes de encierro decidió dejar el reality, pero afuera la esperaban más problemas.

Tanto Santiago del Moro como el equipo de analistas del debate la criticaron por haber dejado el juego y por haber hablado mal de varios de sus compañeros a sus espaldas. Pero como si esto fuera poco, al llegar a su casa descubrió que un grupo de delincuentes había aprovechado su partida para ingresar a robar a su vivienda ubicada en Villa Adelina, partido de San Isidro.

Según informaron en A la Barbarossa, el robo ocurrió cuando su familia había viajado a la Costa para descansar. “Le robaron su auto y desvalijaron su casa”, contó Pía Shaw.

Sentada en el piso del programa, Carla amplió la información: “Me enteré que entraron a casa cuando no había nadie, me rompieron todo y cuando se iban agarraron la llave del auto y se lo llevaron”.

“Yo tenía un sentimiento de mucho miedo dentro de la casa y me vengo a enterar ayer que pasó esto. Y sumado a esto, vino una trabajadora social porque mi ex marido había hecho una denuncia diciendo que había dejado solos a los tres hijos que tenemos en común para entrar a Gran Hermano”, agregó Carla, quien no recibe la manutención por sus hijos.

Por ultimo, agradeció que no estuvieran sus hijos en la vivienda: "Habían ido a pasar las fiestas en la Costa y al día siguiente que se fueron, entraron a mi casa. Volvieron de la costa, no pensaban hacer la denuncia, le dijeron que el seguro no me cubría la camioneta si no hacía la denuncia. Fueron a hacer la denuncia, vinieron los peritos en mi casa".